Inmuebles sustentables

Más que una moda o una tendencia de mercado, los inmuebles sustentables son una necesidad actual. En muchos lugares, como en áreas de conservación, reservas naturales o en regiones con algún tipo de manejo ambiental, el desarrollo inmobiliario es limitado y aprovado solo cuando se contemplan elementos ambientalmente sustentables en las construcciones, o si el impacto ambiental es mínimo.

Hoy es frecuente encontrar una buena cantidad de inmuebles sustentables en la páginas web inmobiliarias, y arquitectos e ingenieros incluyen diseños, elementos y materiales sustentables en las nuevas edificaciones. Incluso se han creado varios certificados de construcción ambiental sustentable (LEED, por ejemplo) que destacan a los inmuebles amigables con el ambiente.

Todo tipo de construcción puede ser remodelada, siguiendo la tendencia «verde». Algunas adaptaciones, reformas e instalaciones ambientalmente sustentables son caras y complicadas de realizar. Otras son baratas, rápidas y fáciles de instalar o ejecutar. Veamos algunos ejemplos:

Energías renovables y ahorro de energía
– Uso de paneles solares, turbinas de viento, colectores y calentadores solares de agua.
– Analizadores y reguladores de consumo de energía.
– Monitoria de instalaciones eléctricas, detección de fugas y reducción consciente del consumo de energía.
– Uso de electrodomésticos de consumo eléctrico reducido.

Calefacción y aire acondicionado
– Empleo de fachadas ahorradoras, que ofrecen protección térmica y disminuyen gastos en calefacción y aire acondicionado.
– Uso de calefacción proveniente del suelo (energía geotérmica).
– Aislamiento térmico en techo y paredes para minimizar la acumulación y la pérdida de calor.
– Uso de dobles o triples vidrios en las ventanas, reduciendo pérdidas de temperatura y ruido externo.
– Uso de gas R410, que es un refrigerante ecológico.

Iluminación
– Diseño con espacios abiertos y ventanas amplias facilitando la entrada y flujo de luz natural.
– Uso de vidrios con selectividad espectral, que permiten la entrada de luz visible, y bloquean la entrada de rayos UV e infrarrojos.
– Uso de lámparas y tubos fluorescentes y de LED de alta eficiencia.
– Tubos de luz en los techos y paredes, para la transferencia de luz exterior en espacios interiores.
– Uso de sensores de luz y movimiento, y programación y control del sistemas de iluminación.

Agua
– Uso de urinarios secos, o de bajo consumo de agua.
– Sanitarios con tanques de mínima descarga o de dos volúmenes de descarga.
– Trabajos del paisajismo empleando vegetación con bajos requerimientos hídricos.
– Empleo de timers y sistemas de goteo para jardines, terrazas y techos verdes.
– Recolección y reutilización de aguas grises.
– Recolección y utilización de aguas lluvias.

Residuos
– Reducción, separación, reutilización y reciclaje de residuos.

Además, se podrá seleccionar el uso materiales con bajo o nulo contenido de compuestos orgánicos volátiles (COV), como maderas y pinturas a base de agua.

Cambiar la estructura de un inmueble o hacer la instalación de algunos equipos sustentables no siempre es una tarea barata. Sin embargo, múltiples adaptaciones tornarán su inmueble más eficiente en el uso de recursos, y menos costoso para el medio ambiente.

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *