Cohousing, Coworking e inmuebles de uso mixto

Hoy día los espacios compartidos se han convertido en una tendencia en el ramo inmobiliario y representan una clara alternativa por los beneficios ambientales, económicos y sociales que generan.

El uso de viviendas compartidas no es una idea nueva, es antigua y bien conocida. Durante algunas etapas de la vida, como cuando se inician estudios o trabajos en nuevos lugares o ciudades, es frecuente encontrar personas que comparten temporalmente una vivienda. Otros han decidido compartir su hogar de forma permanente, buscando economizar gastos y compartir experiencias.

Nuevos proyectos inmobiliarios desarrollan viviendas independientes pero, incorporando ese «espíritu» comunitario, ofrecen múltiples espacios y áreas comunes para los moradores, como áreas de descanso, gimnasios, bibliotecas, guarderías, enfermerías, terrazas, cocinas, o lavanderías, es el llamado cohousing. En las páginas web inmobiliarias abundan las opciones de viviendas y condominios con facilidades y áreas compartidas.

Además de generar importantes beneficios económicos, el uso común de espacios mejora las relaciones entre vecinos, y son una excelente alternativa para personas con necesidades especiales o en edad de jubilación.

El coworking tiene esa misma orientación, pero lo que se comparte son espacios de trabajo. Grandes espacios comerciales o industriales que de otra forma serían subutilizados, son hoy ofrecidos a varios profesionales y empresas, generando relaciones positivas entre éstos. En muchos casos dichos espacios compartidos generan nuevas alianzas, productos e ideas, e incluso nuevas empresas.

En el coworking no es obligatorio vincularse o asociarse a empresas o profesionales vecinos, pero al compartir espacios como cocinas, cafeterías, o salas de conferencia, se facilita el intercambio de ideas. Además, lugares de trabajo compartido ofrecen generalmente una mejor infraestrutura, como redes de internet de alta velocidad, centralización de las comunicaciones, disponibilidad de secretarias virtuales, etc.

El uso mixto de inmuebles significa lugares que al mismo tiempo ofrecen espacios de trabajo, comercio y vivienda. En muchas ciudades, especialmente en las regiones más céntricas y mejor localizadas, se observa un déficit importante de espacio. Muchos trabajadores deben desplazarse grandes distancias hacia estos lugares, con las consecuencias económicas y sociales que esto implica.

Pensando en esa problemática, muchos constructores se inclinan hoy día por generar espacios donde se pueda trabajar, vivir y acceder al comercio o a espacios de recreación, a solo algunos pasos de distancia. Esto disminuye el tiempo y el dinero invertido en desplazamientos, mejora sensiblemente la productividad de empleados, y promueve la optimización del espacio al crear propiedades con usos múltiples.

A pocos pasos de su apartamento podrá llegar a su lugar de trabajo, y al salir de allí al final del día, podrá entrar al gimnasio o al cinema, sin pérdida de tiempo, sin gastos de gasolina y estacionamiento … sin el estrés de correr de un lado al otro, todos los días. Suena bien, cierto?

Las nuevas generaciones tiene nuevas formas de relacionarse, y el sentido social y comunitario es cada vez más importante. Nuevos tiempos, nuevas prioridades, nuevos espacios.

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *